Una nueva base de datos revela hasta qué punto los humanos se meten con la evolución

Charles Darwin pensaba en la evolución como un proceso gradual, como el paciente deslizamiento de los glaciares o la marcha de las placas continentales. “No vemos nada de estos lentos cambios en progreso hasta que la mano del tiempo ha marcado el largo lapso de las edades”, escribió en Sobre el origen de las especies, su famoso tratado de 1859 sobre la selección natural.

Pero en la década de 1970, los científicos encontraron pruebas de que Darwin podía estar equivocado, al menos en lo que respecta a la escala de tiempo. Las polillas que vivían en las zonas industriales de Gran Bretaña se estaban volviendo más oscuras, lo que les permitía confundirse con los edificios ennegrecidos por el hollín y evitar la depredación desde el aire. Los gorriones domésticos -introducidos en América del Norte desde Europa- cambian de tamaño y color según el clima de sus nuevos hogares. La hierba de pelo moñudo que crece alrededor de los postes de electricidad está desarrollando una tolerancia al zinc (que se usa como revestimiento de los postes y puede ser tóxico para las plantas).

Con un colega, Michael Kinnison (ahora en la Universidad de Maine), Hendry reunió una base de datos de ejemplos de evolución rápida y escribió un artículo en 1999 que despertó el interés en este campo. Ahora, Hendry y sus colegas han actualizado y ampliado el conjunto de datos original con más de 5.000 ejemplos adicionales: desde la profundidad craneal del pinzón común hasta la duración de la vida del guppy de Trinidad. Los científicos están utilizando estos datos para responder a preguntas sobre la rapidez y la amplitud de los cambios en el mundo natural y sobre la parte del cambio que se debe a los seres humanos.

En un primer artículo publicado en noviembre de 2021 en el que se utiliza el nuevo conjunto de datos (que se denomina Proceed, por Phenotypic Rates of Change Evolutionary and Ecological Database), Hendry y sus colegas reexaminaron cinco cuestiones clave planteadas en trabajos anteriores. Confirmaron, por proponer un ejemplo, que de media, en todo el mundo, las especies animales parecen ser cada vez más pequeñas. Esto va en contra de una teoría de la evolución llamada regla de Cope, que postula que las especies deberían aumentar de tamaño con el tiempo. “Es mejor ser más grande”, dice Kiyoko Gotanda, coautora del artículo y que ahora trabaja en la Universidad de Brock, en Ontario. “Conseguirás más parejas y tendrás una mejor tasa de supervivencia”. Pero cuando analizaron los nuevos datos, los resultados confirmaron un hallazgo de un trabajo anterior de Gotanda. “Parece que hay una disminución general del tamaño del cuerpo debido a cosas como el cambio climático, y otros tipos de influencias humanas”, dice.

La caza y la recolección son los mayores impulsores de esta tendencia: si los humanos arrancan los peces más gordos del océano cada vez que echan las redes, se deduce que sólo los más pequeños sobrevivirán para transmitir sus genes. Pero el clima también podría influir debido a una regla básica de la biología: las criaturas más grandes tienen una mayor relación superficie-volumen y, por lo tanto, les resulta más fácil retener el calor. “La teoría es que no necesitan mantener ese mayor tamaño corporal a medida que las temperaturas se van calentando, y por eso pueden ser más pequeños”, dice Gotanda.

[content-egg module=Youtube template=custom/simple]

Jessica Ávila

Jessica Ávila

Me apasiona la música y todo lo relacionado con lo audiovisual desde muy joven, y crecí en esta carrera que me permite utilizar mis conocimientos sobre tecnología de consumo día a día. Puedes seguir mis artículos aquí en Elenbyte para obtener información sobre algunos de los últimos avances tecnológicos, así como los dispositivos más sofisticados y de primera categoría a medida que estén disponibles.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0