Reseña: Matrix Resurrections tiene lo justo de la vieja magia para deleitar a los fans

Es una adición defectuosa pero sólida a la franquicia que funciona más a menudo de lo que no lo hace.

Después de casi 20 años, los espectadores tienen por fin la oportunidad de volver a visitar el imaginativo mundo ciberpunk de The Matrix de 1999 con la cuarta entrega de la franquicia de ciencia ficción: Las resurrecciones de Matrix. No es una película perfecta, pero hay suficiente de la vieja magia para deleitar a los fans de siempre. Las estrellas siguen irradiando química, hay un montón de cameos y guiños a la franquicia, y los temas familiares se han actualizado sutilmente para hacerlos más relevantes que nunca.

(Algunos pequeños spoilers a continuación, pero no hay grandes revelaciones.)

Como ya he escrito anteriormente, es difícil exagerar el profundo impacto cultural de Matrix. Redefinió el género cinematográfico de la ciencia ficción y formó a toda una generación de aficionados. Además, recaudó 460 millones de dólares en todo el mundo, obtuvo varios Oscar y lanzó la ya saludable carrera de Keanu Reeves a la estratosfera de Hollywood. El autor de Cyberpunk, William Gibson, dijo que Matrix era “una delicia inocente que no había sentido en mucho tiempo”, y nombró a Neo como su héroe de acción de ciencia ficción favorito de todos los tiempos.

Todavía nos referimos a tomar la píldora roja cuando buscamos una metáfora para representar la elección entre una verdad inquietante que cambia la vida o la feliz ignorancia. ¿Quién puede olvidar las frases de Reeves que merecen un meme (“¡Guau!” o “Sé kung fu”) o el fabuloso Morfeo con gafas de sol de Laurence Fishburne? Esta es también la película que nos dio el “tiempo bala”: un efecto especial -utilizado para la escena de la azotea en la que Neo (Reeves) esquiva las balas disparadas por uno de los agentes de Matrix- en el que el plano avanza a cámara lenta mientras la cámara parece moverse a una velocidad normal a través de la escena.

Reseña: Matrix Resurrections tiene lo justo de la vieja magia para deleitar a los fans

Es un acto difícil de seguir, y las dos películas posteriores nunca llegaron a las mismas alturas, a pesar de su éxito en taquilla.  Lo mismo puede decirse de las resurrecciones.

La película comienza con Bugs (Jessica Henwick), capitana de una nave rebelde llamada Mnemosyne, tropezando con un extraño programa que funciona con código antiguo en un nodo aislado de Matrix. Se trata de una recreación de la “famosa escena inicial” de la película original en la que Trinity acaba con un grupo de oficiales armados y debe huir de los agentes. Pero algunos detalles clave son erróneos, como la presencia de un Agente que resulta ser la encarnación digital de Morfeo (Yahya Abdul-Mateen II). Bugs libera a Morfeo del nodo y forman un equipo para localizar a Neo en Matrix.

Neo, de vuelta en su personaje de Thomas Anderson, está trabajando en una empresa de diseño de juegos llamada Deus Machina, con su jefe y socio Smith (Jonathan Goff). Thomas es famoso por diseñar la franquicia de juegos más exitosa de la empresa: Matrix. Pero no deja de tener sueños vívidos que parecen recuerdos, y no puede quitarse de encima la persistente sensación de que realmente está preso en una falsa realidad informática. Acude regularmente a un terapeuta (Neil Patrick Harris), que mantiene a Thomas bien provisto de píldoras azules recetadas.

Thomas también se siente extrañamente atraído por una madre casada llamada Tiffany (Carrie Ann Moss) que frecuenta la misma cafetería (acertadamente llamada Simulatte). Por supuesto, la intuición de Thomas resulta ser correcta, y no pasa mucho tiempo antes de que Bugs y Morpheus lo localicen y descubran cómo rescatarlo de Matrix una vez más.

Reseña: Matrix Resurrections tiene lo justo de la vieja magia para deleitar a los fans

La premisa de la película es ingeniosa: el concepto de Matrix, y de Aquel que puede controlarlo y manipularlo, es tan poderoso, que el sistema tenía que averiguar cómo diluirlo. ¿Qué mejor manera de hacerlo que trivializándolo, transformando un mito heroico en entretenimiento? Es la oportunidad perfecta para hacer guiños a la trilogía original de forma inesperada, como un gato negro llamado Deja vu. Y Wachowski ha dado un giro especialmente genial al “tiempo bala” del que no puedo hablar en profundidad sin hacer spoilers.

También ha habido algunas actualizaciones tecnológicas. Bugs y sus compañeros humanos rebeldes entran y salen de la Matriz usando espejos como portales en lugar de líneas telefónicas; los agentes pueden ponerse “pieles” para mezclarse mejor con los humanos simulados en la Matriz; y Morfeo puede encarnarse fuera de la Matriz a través de algo llamado “Códice de Partículas Exomórficas” (básicamente enjambres de nanobots).

Reseña: Matrix Resurrections tiene lo justo de la vieja magia para deleitar a los fans

Es bien sabido que los Wachowski no tenían intención de hacer otra película de Matrix después de Revolutions en 2003. Lilly Wachowski llegó a calificar la perspectiva “una idea particularmente repelente en estos tiempos” en una entrevista de 2015, una aguda crítica a la preferencia de Hollywood por las secuelas, los reboots y las adaptaciones. No obstante, Warner Bros. anunció oficialmente la cuarta película en agosto de 2019.

En Resurrecciones, la empresa matriz de Deus Machina obliga a Thomas a trabajar en una cuarta entrega del juego de Matrix, lo que le da a Lana Wachowski, como directora, una oportunidad excelente para satirizar la obsesión del sistema de franquicias de los estudios con los grupos de discusión y el marketing. (“¡Necesitamos un nuevo tiempo bala!”) Mientras el equipo de desarrollo del juego discute sobre qué elementos son los más cruciales, y cuál es el verdadero significado de Matrix, no es difícil imaginar las escenas como reflejo de las propias frustraciones de la directora.

Reseña: Matrix Resurrections tiene lo justo de la vieja magia para deleitar a los fans

Mira, ninguna secuela se acercará a la pirotecnia visual y la impresionante originalidad de la primera película, y Matrix: Resurrecciones tiene algunos problemas. El más notable es que todo el segundo acto tiene un ritmo pobre y es confuso, aunque el tercer acto encuentra su lugar para llevarnos a una conclusión satisfactoria. Los diálogos son a menudo rebuscados o rozan lo pretencioso, una línea muy fina que hay que salvar cuando se trata de la franquicia Matrix. Y a veces hay una moralina bastante pesada que se habría beneficiado de un enfoque más sutil.

Pero estos problemas no son suficientes para hundir lo que, por lo demás, es una película muy entretenida que da a los antiguos fans de la franquicia prácticamente lo que quieren. Tiene efectos visuales impactantes, resonancia emocional, ingenio seco, suficiente profundidad conceptual y temática para suscitar algún debate intrigante, y muchas escenas de lucha, aunque la coreografía no sea tan electrizante como la de la película original. En resumen, es una sólida adición a la franquicia que funciona más a menudo de lo que no lo hace.

Las Resurrecciones de Matrix ya está en los cines y también en streaming en HBO Max. Recomendamos encarecidamente que sólo vaya a ver las películas en los cines si está totalmente vacunado y reforzado, y que lleve una mascarilla mientras dure la proyección.

[content-egg module=Youtube template=custom/simple]

Michael Rojas

Michael Rojas

Me convertí en un entusiasta de la tecnología a finales de 2012, y desde entonces, he estado trabajando para publicaciones de renombre en toda América y España como freelance para cubrir productos de empresas como Apple, Samsung, LG entre otras. ¡Gracias por leerme! Si deseas saber más sobre mis servicios, envíame tu consulta a michaelrojas@elenbyte.com.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0