Por qué los creadores de criptomonedas quieren permanecer en el anonimato

Por qué los creadores de criptomonedas quieren permanecer en el anonimato

Los dos amigos de toda la vida de Florida nunca buscaron el protagonismo, pero entonces construyeron un imperio multimillonario vendiendo arte digital y la gente quiso saber quiénes eran.

Bajo los seudónimos “Gargamel” y “Gordon Goner”, crearon el “Club de Yates de Monos Aburridos”, una colección de 10.000 caricaturas de simios con diversos peinados y trajes.

Venden estas imágenes como fichas digitales (NFT), y ahora es difícil conseguir una por menos de 280.000 dólares, gracias en parte al respaldo de celebridades como Paris Hilton o Serena Williams.

El medio de comunicación estadounidense BuzzFeed investigó a principios de este mes y descubrió sus verdaderas identidades, lo que provocó una oleada de ira entre los fans en las redes sociales.

“El doxing es una locura, pone a la gente en peligro”, escribió un usuario de Twitter, empleando la jerga de Internet para identificar a alguien contra su voluntad.

La historia ha vuelto a centrar la atención en el anonimato en el mundo de las criptodivisas.

Aunque a los creadores de los “Monos Aburridos” les guste esconderse en el mundo de las criptomonedas, son propietarios de una empresa llamada Yuga Labs, por lo que tienen que seguir todas las normas habituales de presentación de empresas, incluyendo proporcionar beneficiarios nombrados.

“Usar un seudónimo no te hace anónimo”, dice Alexander Stachtenko, experto en criptomonedas de la firma KPMG.

Riesgo de robo

No está claro por qué los fundadores de Bored Apes querían permanecer en el anonimato: habían concedido varias entrevistas con sus seudónimos.

Los críticos dicen que cualquiera que gane dinero con las NFTs haría bien en buscar el anonimato, ya que lo que vende no tiene valor.

Sin embargo, los aficionados se deleitan en formar parte de una comunidad en la que la propiedad de NFT es a menudo una puerta de entrada a los juegos y otros beneficios.

En cualquier caso, cualquiera que se enriquezca seriamente en este campo tiene razones obvias para permanecer bajo el radar.

“No necesito que el público de las criptomonedas sepa quién soy, cómo soy, mis orígenes”, dice un creador que responde al nombre de “Búho de la humedad”.

“No quiero correr el riesgo de que la gente me robe o haga daño a mi familia”.

Es cofundador de Yield Guild Games, una startup centrada en los videojuegos de NFT en Filipinas, donde la moda del NFT se ha extendido entre la población.

Señala que la tecnología en la que se basan las criptomonedas y las NFT -el blockchain- es un libro de contabilidad en el que cualquiera puede rastrear las transacciones.

Así que vincular sus identidades criptográficas y del mundo real permitiría a cualquiera averiguar su riqueza.

Pero cuanto más grande es un proyecto, más complicado es permanecer desconocido.

“Se vuelve más difícil si vas a ampliar tu equipo”, dice Soona Amhaz, de Volt Capital, un fondo centrado en la criptomoneda.

“El camino más justo”

Una de las formas favoritas de permanecer en el anonimato en el mundo de las criptomonedas es formar una DAO (organización autónoma descentralizada).

Las DAOs permiten que la gente colabore y actúe como lo haría una empresa, actuando esencialmente como accionistas, pero sin una posición legal formal o propietarios nombrados.

Cualquiera que obtenga beneficios tendría que pagar impuestos, pero vincular a personas del mundo real con estas entidades es una tarea mucho más complicada que, por ejemplo, buscar en los registros públicos a los fundadores de Bored Apes.

Este modelo ha servido bien a los emprendedores anónimos, desde “Zeus”, el creador de la criptomoneda Olympus, hasta “Code Monkey”, que creó la criptomoneda Port Finance.

Sin embargo, mucha gente utiliza la expectativa de anonimato para fines nefastos.

Las DAO y otras entidades descentralizadas son especialmente vulnerables al fraude, según la empresa de análisis Chainalysis.

AnubisDAO fue una de esas entidades, creada por programadores con seudónimo el pasado octubre con poco más que una cuenta de Twitter y un logotipo.

Desapareció menos de un día después de su lanzamiento, llevándose casi 60 millones de dólares del dinero de los inversores, según Chainalysis.

Y parece que la marea está cambiando en contra del anonimato en el mundo de las criptomonedas.

La mayoría de las grandes bolsas de criptomonedas exigen ahora la comprobación de la identidad para combatir este tipo de fraude.

Sin embargo, Soona Amhaz cree que la idea de las DAO sigue siendo positiva, ya que son vigiladas por la cadena de bloques.

Cualquiera puede rastrear las transacciones de una DAO en particular y averiguar si son legítimas o sospechosas.

También hay otra gran ventaja, dice.

“Si tienes un seudónimo, no importa que no hayas ido a la escuela adecuada”, dice.

“Lo que se evalúa es tu trabajo y tu reputación. Y esa es realmente una de las formas más justas de evaluar a alguien”.

[content-egg module=Youtube template=custom/simple]

Michael Rojas

Michael Rojas

Me convertí en un entusiasta de la tecnología a finales de 2012, y desde entonces, he estado trabajando para publicaciones de renombre en toda América y España como freelance para cubrir productos de empresas como Apple, Samsung, LG entre otras. ¡Gracias por leerme! Si deseas saber más sobre mis servicios, envíame tu consulta a michaelrojas@elenbyte.com.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0