Nuevas imágenes de la Estación Espacial Internacional revelan que sigue siendo una joya

Ahora que los astronautas pueden volver a volar por la estación espacial, podemos apreciarla de nuevo.

La Estación Espacial Internacional tiene ya más de dos décadas. Y aunque la construcción primaria del laboratorio orbital finalizó hace poco más de una década, antes de la retirada del transbordador espacial de la NASA, la estación ha seguido evolucionando con módulos más pequeños y un conjunto siempre cambiante de naves espaciales visitantes.

A lo largo de este tiempo, la estación ha empezado a mostrar su edad, al estar expuesta a las temperaturas extremas de frío y calor del espacio, a un entorno de vacío y a los restos de micrometeoritos. Durante más de 20 años, estas duras condiciones han desgastado la estación, induciendo fracturas por tensión y otros daños.

Tras la retirada del transbordador espacial en 2011, la NASA perdió la capacidad de hacer volar a seres humanos alrededor de la estación para catalogar estos cambios con fotografías muy detalladas. Pero gracias a la aparición del vehículo Crew Dragon de SpaceX, los astronautas han comenzado a circunnavegar la estación una vez más después de desacoplarse y antes de volver a casa.

Recientemente, la misión Crew 2 liderada por el astronauta de la NASA Shane Kimbrough se desacopló de la estación espacial el 8 de noviembre, y la tripulación pudo capturar múltiples vistas de la estación espacial. El Centro Espacial Johnson de la NASA publicó recientemente las fotos en su página de Flickr.

Nuevas imágenes de la Estación Espacial Internacional revelan que sigue siendo una joya

El complejo orbital volaba a más de 402 kilómetros sobre el Delta del Nilo en Egipto cuando se tomó esta fotografía. NASA

Nuevas imágenes de la Estación Espacial Internacional revelan que sigue siendo una joya

La vista de la estación desde el interior de Crew Dragon. NASA

Nuevas imágenes de la Estación Espacial Internacional revelan que sigue siendo una joya

En la imagen, el segmento estadounidense de la estación y partes del segmento ruso. Además de los módulos en los que viven y trabajan los astronautas, son visibles varias estructuras externas, como los grandes radiadores blancos que se extienden desde su estructura de armazón integrada y el Espectrómetro Magnético Alfa-2 que se ve en el extremo izquierdo. NASA

Nuevas imágenes de la Estación Espacial Internacional revelan que sigue siendo una joya

Esta vista muestra el volumen habitable de la estación (módulos dispuestos verticalmente por el centro) junto con los radiadores blancos utilizados para disipar el calor y los grandes paneles solares utilizados para generar electricidad. NASA

Nuevas imágenes de la Estación Espacial Internacional revelan que sigue siendo una joya

Una buena toma que muestra la escala de los nuevos paneles solares de la estación. NASA

Nuevas imágenes de la Estación Espacial Internacional revelan que sigue siendo una joya

El módulo ampliable Bigelow puede verse en el centro de esta imagen. NASA

Nuevas imágenes de la Estación Espacial Internacional revelan que sigue siendo una joya

En esta imagen destacan la nave de carga Progress 78, la nave de tripulación Soyuz MS-19 y la nave de reabastecimiento Northrop Grumman Cygnus. NASA

Nuevas imágenes de la Estación Espacial Internacional revelan que sigue siendo una joya

El complejo orbital volaba a 423 kilómetros sobre las Islas Marshall en el Océano Pacífico cuando se tomó esta fotografía. NASA

Cuando uno pasa unos minutos mirando estas imágenes, no puede evitar recordar el logro de ingeniería y diplomático que es la Estación Espacial Internacional: una máquina enorme y compleja, que vive y respira en la órbita baja de la Tierra. Es poco probable que veamos un vehículo espacial en órbita tan grande o tan capaz en nuestra vida.

En muchos sentidos, la Estación Espacial Internacional ofrece una visión esperanzadora de lo que podría ser nuestro futuro en el espacio. Ha reunido a Estados Unidos y Rusia en el espacio, así como a otras naciones europeas junto a Japón y Canadá. Muchos de estos países estuvieron en guerra en el siglo XX. Pero en este siglo han trabajado juntos y han contribuido con dinero y hardware a la construcción de algo más grande de lo que cada nación podría haber hecho por su cuenta.

Con sus experimentos pioneros sobre la salud humana y la microgravedad, la estación espacial está proporcionando una plantilla para entender cómo los seres humanos pueden vivir y trabajar y prosperar en el espacio durante meses o incluso años. Cientos de personas han vivido ya en la estación, proporcionando información biológica que servirá de base para futuras naves espaciales y misiones de exploración.

Por consecuencia, la estación espacial ofrece a la humanidad un camino hacia la cooperación y la sostenibilidad en los vuelos espaciales.

Recientemente, a instancias del administrador de la NASA, Bill Nelson, la Casa Blanca de Biden acordó prolongar la estación espacial hasta 2030. Estados Unidos aún debe forjar acuerdos con sus socios internacionales para que la estación siga volando durante esta década, y es posible que haya que hacer un gran esfuerzo para que Rusia se sume. Pero la estación espacial, como demuestran estas fotos, merece la pena volar mientras siga siendo capaz de hacerlo.

Laura Andrade

Laura Andrade

Laura Andrade es una periodista freelance especializada en la investigación de la electrónica de consumo, especialmente de smartphones, tabletas y ordenadores. Actualmente participa en varios proyectos en los que se ha encargado de escribir sobre lanzamientos de nuevos productos digitales, aplicaciones, sitios y servicios para publicaciones impresas o en línea. Está constantemente estudiando las últimas tecnologías para estar siempre al día.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0