Más allá de soltar bloques: El salvaje mundo del Tetris profesional

“Fácil de aprender, pero difícil de dominar” es una frase que se repite a menudo cuando se trata de juegos. Pero hay algo de verdad en ella. La diferencia entre poder divertirse con un juego y llegar a la cima de la competición es enorme. Piensa en la diferencia entre jugar al ping-pong con los amigos en un campamento de verano y las aterradoras voleas rápidas de los jugadores profesionales.

Uno de los ejemplos más intensos es el Tetris, el juego de rompecabezas de caída de bloques inventado por el programador ruso Alexey Pajitnov en 1984. Probablemente sepa que el Tetris es uno de los juegos más exitosos de todos los tiempos, con cientos de millones de copias vendidas. Pero lo que quizá no sepa es que también existe una escena competitiva internacional del juego, con jugadores que han desarrollado complejas estrategias y técnicas que demuestran una comprensión casi sobrehumana del juego.

Una introducción al Tetris competitivo

Mientras que el juego como deporte para espectadores es bastante normal ahora, en 1990 era una verdadera novedad. Fue entonces cuando Nintendo organizó los primeros Campeonatos Mundiales de Nintendo, reuniendo a jugadores de 30 ciudades en Los Ángeles para enfrentarse a Super Mario Bros, Rad Racer y Tetris. Uno de los ganadores de esa competición, Thor Aackerlund, de 13 años, diezmó la competición de Tetris al convertirse en la primera persona del mundo en alcanzar el nivel 30 en la versión NES. Se llevó el premio a casa, firmó un contrato de patrocinio con la empresa de juegos Camerica y luego desapareció.

Más allá de soltar bloques: El salvaje mundo del Tetris profesional

Desde entonces, el Tetris competitivo ha crecido en popularidad y seriedad; en 2010 se lanzó el Classic Tetris World Championship, un evento anual en el que devotos de todo el mundo luchan en la versión de NES del juego. Otros eventos utilizan otras versiones, como el popular Puyo Puyo Tetris en Japón y la última versión del juego, Tetris Effect. Pero los objetivos son los mismos: hacer tantas líneas como puedas para dejar caer la basura en el lado de tu oponente y llenar su pantalla hasta arriba antes de que él haga lo mismo contigo.

Si crees que ser un profesional del Tetris es sólo soltar bloques, piénsalo de nuevo. El juego ha desarrollado un volumen asombroso de movimientos y conceptos que hay que dominar. Profundicemos en ciertos de ellos.

El primer bloque

En el ajedrez, muchas estrategias se caracterizan por la “apertura”, las primeras jugadas que realiza un jugador. Un gran maestro es capaz de identificar esas aperturas y determinar las respuestas más eficaces. En el Tetris, los jugadores no compiten en el mismo tablero, pero las aperturas son una de las partes más importantes de una partida profesional.

Pero, ¿los bloques que caen en el Tetris no son aleatorios, te preguntarás? Sí y no. Verás, antes de dártelos, el juego organiza tus piezas en una unidad llamada “bolsa”, y cada bolsa contiene siete piezas. Cada pieza aparece una vez en cada bolsa, con un orden determinado al azar. Esto significa que el número máximo de piezas entre dos bloques I (necesarios para despejar cuatro líneas) es de 12, si es la primera pieza de una bolsa y la última de la siguiente.

Saber que vas a tener una de cada pieza cuando la partida comienza permite a los jugadores profesionales planificar su estrategia con varias jugadas de antelación. Una variedad de diferentes “abridores”, dependiendo del orden en que esos primeros bloques aparezcan en la bolsa, permite a los jugadores de alto nivel elaborar un plan al principio de su partida para maximizar el potencial de puntuación y minimizar el riesgo.

¿Conseguir una pieza L o J temprana? Despliega el abridor DT Cannon para maximizar tus posibilidades de un Perfect Clear después de 10 líneas. ¿Tienes los temidos zig-zags en S o Z primero? Utiliza la formación Colibrí para sacar lo mejor de ella. Existen docenas de ellas, varias para cada pieza, y los profesionales debaten acaloradamente cuáles son las más gratificantes. Aunque el espacio de posibilidades del Tetris es relativamente pequeño, cada caída es significativa e importante.

El juego físico

La agudeza mental es esencial para el éxito del Tetris, pero también es un juego que requiere una gran habilidad con los dedos. A medida que los jugadores despejan líneas, la velocidad a la que caen aumenta. Cada 10 líneas eliminadas aumenta el “nivel”, y en el nivel 29 de la versión clásica del juego para NES, el espacio entre el momento en que aparecen en la parte superior de la pantalla y el momento en que llegan a la parte inferior es menos que un parpadeo. Así que los jugadores profesionales tienen que ser capaces de moverlos y girarlos en su sitio a la velocidad del rayo. Para ello, aprenden y practican diversos métodos.

El método para colocar las piezas en su sitio se llama “delicadeza”, y hay varios tipos diferentes. Todos comparten la misma intención general: reducir el número de entradas necesarias para colocar el bloque donde debe estar. Los movimientos horizontales nunca deben ser de más de cinco espacios, y el verdadero profesional nunca gira cada pieza más de tres veces. Conocer la serie óptima de entradas y entrenar la memoria muscular en torno a ellas es la clave para manejar las velocidades vertiginosas del Tetris de alto nivel. La comunidad ha creado incluso herramientas como Tetresse, una versión del juego que sólo te permitirá dejar caer las piezas si las mueves con la delicadeza adecuada.

En la Nintendo Entertainment System, que alberga la versión utilizada en los Campeonatos Mundiales de Tetris Clásico, se emplean técnicas específicas para obtener la respuesta más rápida de ese D-pad rectangular de plástico. En el “hypertapping”, los jugadores sostienen sus mandos de una forma única que les permite pulsar los botones de dirección más rápido que 10 veces por segundo. Una nueva técnica llamada “rolling” es aclamada por algunos como aún más rápida.

El mejor del mundo

Si quieres demostrar que estás en el escalón superior de los jugadores, una de las mejores maneras de hacerlo es conseguir el título de Gran Maestro de Tetris. En las versiones arcade del juego de la compañía japonesa Arika, hay una secuencia especial de desafíos que puedes realizar para que se te conceda este increíblemente raro honor.

Por ejemplo, para obtener el rango de Gran Maestro en Tetris: The Grand Master 3, tienes que: marcar al menos un Tetris de cuatro líneas en cada ronda; despejar cada ronda no más de dos segundos más rápido que la última ronda; llegar al nivel 999 con una calificación M9; y sobrevivir a la secuencia de créditos donde los bloques se vuelven invisibles. Debes hacer todo eso en cuatro de tus últimas siete partidas para desbloquear el examen de Gran Maestro, en el que tienes una oportunidad de volver a hacerlo todo. Poco más de una docena de jugadores en todo el mundo lo han conseguido desde el lanzamiento del juego en 2005.

Si te apetece competir en persona, el evento al que debes acudir es el Campeonato Mundial de Tetris Clásico, que se celebra cada año en Portland. Este torneo se juega con la versión de NES del juego, con la que la mayoría de la gente está familiarizada, y atrae a talentos de todo el mundo. En la edición de 2021, que se jugó de forma virtual debido a la pandemia de COVID-19, el prodigio de 14 años Michael “Dog” Artiaga se hizo con la corona por segundo año.

[content-egg module=Youtube template=custom/simple]

Laura Andrade

Laura Andrade

Laura Andrade es una periodista freelance especializada en la investigación de la electrónica de consumo, especialmente de smartphones, tabletas y ordenadores. Actualmente participa en varios proyectos en los que se ha encargado de escribir sobre lanzamientos de nuevos productos digitales, aplicaciones, sitios y servicios para publicaciones impresas o en línea. Está constantemente estudiando las últimas tecnologías para estar siempre al día.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0