Las esfinges del rey egipcio Amenhotep III desenterradas en Luxor

Los arqueólogos de Egipto han redescubierto recientemente dos esfinges que custodiaban el templo mortuorio del faraón Amenhotep III, abuelo de Tutankamón. A pesar de los 3.400 años de erosión, las esfinges aún conservan el rostro tallado en piedra caliza del faraón, adornado con un tocado y una barba reales. El par de esfinges de 8 metros de largo flanquean la entrada a una avenida procesional, que los celebrantes habrían seguido desde la parte principal del templo hasta un patio con columnas.

El Templo de los Millones de Años duró menos de un siglo

Amenhotep III ordenó la construcción del templo, al que llamó Templo de los Millones de Años, a finales de su reinado. El templo sirvió como monumento al gobierno del faraón -piensa en él como una versión especialmente grandiosa y monárquica de una biblioteca presidencial estadounidense- pero también como un templo donde los sacerdotes podían celebrar rituales y hacer ofrendas al faraón muerto, que era adorado como un dios.

El extenso complejo de 35 hectáreas se encontraba al otro lado del río Nilo de la antigua ciudad de Tebas, donde Amenhotep III gobernó en vida. Tampoco está lejos del Valle de los Reyes y de la tumba real de Amenhotep III. Los registros antiguos describen el terremoto que destruyó la mayor parte del templo en torno al año 1200 a.C., dejando en pie sólo dos estatuas de Amenhotep III de 18 metros de altura y 720 toneladas.

Una serie de inundaciones durante los siguientes milenios erosionaron aún más los cimientos del monumento real. Muchas de las estatuas y columnas del templo, que acabaron enterradas bajo tierra tras el terremoto, quedaron sumergidas por las inundaciones. Los arqueólogos llevan trabajando en el estudio y la restauración del templo en ruinas desde 1998.

Esfinges, columnas y una diosa ejecutora con cabeza de león

Además de la pareja de esfinges, el equipo dirigido por el arqueólogo Horig Sorosian también descubrió recientemente que una de las grandes salas con columnas del templo era más grande y lujosa de lo que se había pensado. Las cuidadosas excavaciones desenterraron las bases de piedra de varias columnas en la mitad sur de la sala, lo que sugiere que se extendía más allá.

Los arqueólogos también redescubrieron una pared de arenisca decorada con inscripciones e imágenes de celebraciones reales que tuvieron lugar en la última década del reinado de Amenhotep. Y tres bustos de granito negro de la diosa Sekhmet -representada, como a menudo, con la cabeza de un león- se encontraron custodiando la parte delantera del patio abierto del templo. Sekhmet era conocida como una violenta y destructiva ejecutora del dios solar Ra y como protectora de los reyes de Egipto.

Las esfinges del rey egipcio Amenhotep III desenterradas en Luxor

Los recientes hallazgos están siendo limpiados y restaurados. Hasta ahora, el minucioso proceso ha revelado el nombre del faraón inscrito en los pechos de ambas esfinges, así como restos de los brillantes colores que antaño decoraban las columnas del gran salón del templo. Según el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto, las columnas volverán a instalarse en el templo, y los bustos de Sekhmet y otras estatuas se expondrán en sus lugares originales.

Hasta el momento, docenas de estatuas recuperadas del templo están almacenadas (con muchas en exhibición) en un museo en Luxor, la ciudad moderna que ahora se levanta en el sitio de la antigua Tebas.

La agitación religiosa en los Dos Reinos

Tras la muerte de Amenhotep III, su hijo Amenhotep IV subió al trono. En cuatro años, Amenhotep IV cambió su nombre por el de Akenatón y prohibió el culto a los dioses tradicionales de Egipto; en su lugar, fundó una religión monoteísta dedicada al dios solar Atón, con una nueva capital, Amarna.

El hijo de Akenatón, Tutankatón, se convirtió en el gobernante del Alto y Bajo Egipto con sólo 8 o 9 años de edad; el verdadero poder del reino estaba en manos del visir del rey niño, Ay. Bajo la dirección de Ay, el rey tomó la decisión, políticamente inteligente, de poner fin al impopular culto de su padre a Atón y devolver a los antiguos dioses a su antiguo lugar. También cambió el nombre de Tutankatón por uno de los nombres reales egipcios más conocidos en la actualidad: Tutankamón.

A principios de este mes, los arqueólogos realizaron un escáner de rayos X en 3D de alta resolución sobre los restos momificados de Amenhotep III.

[content-egg module=Youtube template=custom/simple]

Michael Rojas

Michael Rojas

Me convertí en un entusiasta de la tecnología a finales de 2012, y desde entonces, he estado trabajando para publicaciones de renombre en toda América y España como freelance para cubrir productos de empresas como Apple, Samsung, LG entre otras. ¡Gracias por leerme! Si deseas saber más sobre mis servicios, envíame tu consulta a michaelrojas@elenbyte.com.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0