Las empresas estadounidenses tienen sólo unos días de suministro de semiconductores

Las empresas estadounidenses tienen una media de menos de cinco días de semiconductores a mano, un nivel que las deja vulnerables a los paros de producción si se interrumpe el suministro, aseguró el martes el Departamento de Comercio.

Los resultados de una encuesta realizada a más de 150 empresas el pasado mes de septiembre subrayan la precaria situación a la que se enfrentan las compañías estadounidenses en medio de una escasez mundial del crucial "chip" informático, que ya ha obligado a algunas empresas a recortar la producción y ha contribuido a un actual repunte de la inflación.

El presidente Joe Biden quiere invertir 52.000 millones de dólares en la investigación y producción nacional de semiconductores, pero mientras el Senado estadounidense ha aprobado un proyecto de ley para ello, la Cámara de Representantes aún no ha actuado.

Ambas cámaras están estrechamente controladas por su Partido Demócrata. Un asesor demócrata de la Cámara de Representantes confirmó a la AFP que se espera que la versión de la cámara se presente esta semana.

"La cadena de suministro de semiconductores sigue siendo frágil, y es esencial que el Congreso apruebe la financiación de los chips lo antes posible", afirmó la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, en un comunicado.

"Con una demanda disparada y la plena utilización de las "instalaciones de fabricación" existentes, está claro que la única solución para resolver esta crisis a largo plazo es reconstruir nuestras capacidades de fabricación nacionales".

La encuesta encontró que la demanda de chips es actualmente un 20% más alta que su nivel en 2019 y las empresas esperan más pedidos que la oferta durante otros seis meses.

La mediana de la oferta de chips ha caído dramáticamente desde su nivel de 40 días de suministro en 2019, y el Departamento de Comercio advirtió "si un brote de Covid, un desastre natural o inestabilidad política interrumpe una instalación de semiconductores en el extranjero incluso durante unas pocas semanas, tiene el potencial de cerrar una instalación de fabricación en los Estados Unidos".

Las industrias del automóvil y de los dispositivos médicos son los sectores más afectados por la escasez, según el informe.

Los trastornos de la industria del automóvil influyeron en el aumento de los precios de los coches usados el año pasado, lo que contribuyó a que los precios generales al consumo subieran un 7% en 2021.

El repunte de la inflación se ha convertido en un lastre político para Biden, al tiempo que ha impulsado a la Reserva Federal de EE.UU. a señalar que está dispuesta a subir los tipos de interés desde cero tan pronto como en marzo y a subirlos hasta dos veces más este año para aplacar los precios.

La Casa Blanca ha tratado de animar a las empresas estadounidenses a invertir en instalaciones de semiconductores nacionales, y el viernes Biden elogió el plan de Intel de gastar 20.000 millones de dólares en una nueva instalación estadounidense para construir los chips.

Pero la producción en las dos plantas de la compañía en el estado de Ohio, en el Medio Oeste, no comenzará hasta 2025 como muy pronto.

Vídeos

Laura Andrade

Laura Andrade

Laura Andrade es una periodista freelance especializada en la investigación de la electrónica de consumo, especialmente de smartphones, tabletas y ordenadores. Actualmente participa en varios proyectos en los que se ha encargado de escribir sobre lanzamientos de nuevos productos digitales, aplicaciones, sitios y servicios para publicaciones impresas o en línea. Está constantemente estudiando las últimas tecnologías para estar siempre al día.

Elenbyte
Logo