La UE se suma a la carrera de los chips con una oferta de 43.000 millones de euros para competir con Asia

La UE presentó el martes un plan para cuadruplicar el suministro de semiconductores en Europa para 2030, con la esperanza de limitar la dependencia del bloque de Asia para un componente clave utilizado en los coches eléctricos y los teléfonos inteligentes.

La producción de chips se ha convertido en una prioridad estratégica tanto en Europa como en Estados Unidos, después de que el shock de la pandemia ahogara el suministro, paralizando las fábricas y vaciando los almacenes de productos.

La fabricación de semiconductores se realiza mayoritariamente en Taiwán, China y Corea del Sur, y los 27 Estados miembros de la Unión Europea quieren que las fábricas y empresas del bloque asuman un papel más importante.

La esperada Ley de chips de la UE “movilizará más de 43.000 millones de euros (49.100 millones de dólares) de inversiones públicas y privadas” y “permitirá a la UE alcanzar su ambición de duplicar su actual cuota de mercado hasta el 20% en 2030”, afirmó la Comisión Europea.

“Nos hemos fijado el objetivo de tener el 20 por ciento de la cuota de mercado mundial de producción de chips aquí en Europa”, mencionó la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Llegar a ese nivel “significa básicamente cuadruplicar nuestros esfuerzos” dado el enorme aumento de la demanda mundial, mencionó.

Thierry Breton, Comisario de Industria de la UE, presionó a los europeos para que sean lo más ambiciosos posible y se equiparen a planes similares en Estados Unidos, donde la administración Biden pide al Congreso que apruebe un plan de 52.000 millones de dólares.

“Sin chips, no hay transición digital, ni transición ecológica, ni liderazgo tecnológico. Asegurar el suministro en los chips más avanzados se ha convertido en una prioridad económica y geopolítica”, mencionó.

Si se aprueban, los planes de la UE podrían generar un total de 43.000 millones de euros a través de los fondos presupuestarios existentes de la UE, así como mediante la flexibilización de las normas vigentes sobre subvenciones públicas de los Estados miembros.

Once mil millones de euros serán nuevos gastos para desarrollar chips de última generación, mientras que el resto es una estimación de los proyectos actuales de la UE y de lo que los Estados miembros aprovechan individualmente para crear un nuevo suministro de semiconductores.

La propuesta necesitará la aprobación de los Estados miembros de la UE y del Parlamento Europeo, donde las opiniones variarán entre las ambiciones de los pesos pesados de la industria, como Alemania, Francia e Italia, y las de los Estados más pequeños, preocupados por el cierre de valiosas cadenas de suministro con Asia.

Los críticos también señalarán una parte del plan, impulsada por Breton, para establecer un mecanismo de emergencia que podría controlar las exportaciones de chips, en caso de una escasez repentina.

Carrera de subvenciones

Algunos Estados miembros, encabezados por los Países Bajos y las naciones nórdicas, también se resistirán a cualquier plan para ampliar el alcance de las ayudas estatales, ya que la Comisión planea facilitar a los gobiernos de la UE el bombeo de dinero a los fabricantes de chips.

“No queremos que una gran empresa estadounidense reciba un montón de dinero de la UE para abrir una fábrica en un gran Estado miembro”, mencionó un diplomático de la UE.

Pero la presión sobre Europa para que se mueva rápidamente es muy fuerte, ya que Corea del Sur también promete enormes sumas de subvenciones para potenciar su negocio de chips.

Estos desembolsos probablemente empequeñecerán lo que ofrece Europa. En Taiwán, el gigante de los chips, TSMC, planea gastar entre 40.000 y 44.000 millones de dólares en los próximos 12 meses en nuevas plantas.

Con los países deseosos de aumentar la oferta nacional, todo indica que los fabricantes están buscando la mejor oferta para ubicar sus nuevas fábricas.

Intel, el fabricante de chips estadounidense, está a punto de anunciar una importante inversión en Europa, con los grandes destinos de Alemania, Francia e Italia.

El director general, Pat Gelsinger, afirmó a los medios alemanes que su decisión no sólo dependía de cuestiones de ubicación y personal adecuados “sino también de las subvenciones disponibles para construir las fábricas”.

“También hemos obtenido considerables subvenciones para nuestras fábricas en Asia”, dijo Gelsinger.

[content-egg module=Youtube template=custom/simple]

Michael Rojas

Michael Rojas

Me convertí en un entusiasta de la tecnología a finales de 2012, y desde entonces, he estado trabajando para publicaciones de renombre en toda América y España como freelance para cubrir productos de empresas como Apple, Samsung, LG entre otras. ¡Gracias por leerme! Si deseas saber más sobre mis servicios, envíame tu consulta a michaelrojas@elenbyte.com.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0