La contaminación por partículas está matando a los estadounidenses mayores, incluso a niveles legales

Al comienzo de la pandemia, cuando los cierres eran generalizados, se produjo un fenómeno notable. Los lugares que habían estado saturados de contaminación se despejaron de repente. El cielo de Los Ángeles se volvió azul. Las cadenas montañosas cubiertas de nieve que normalmente estaban oscurecidas por la contaminación brillaron en el horizonte. El mármol blanco del Taj Mahal, que normalmente está envuelto en el smog, brilló contra un cielo azul. Incluso en regiones que normalmente no se consideran contaminadas, el aire olía más fresco.

Pero cuando los científicos han empezado a indagar, han descubierto que las partículas tienen un impacto enorme en nuestra salud. Investigaciones anteriores mostraban que las PM2,5 procedentes de la quema de combustibles fósiles matan a más de un millón de personas al año, sobre todo en regiones muy contaminadas de Asia. Pero ahora, un nuevo estudio del Instituto de Efectos sobre la Salud muestra que incluso en EE.UU., donde el aire es comparativamente limpio, las directrices actuales de la Agencia de Protección Medioambiental sobre las PM2,5 pueden no ser lo suficientemente bajas como para evitar muertes innecesarias.

Mejor, pero aún no es bueno

La calidad del aire en EE.UU. ha mejorado mucho desde la década de 1970, pero los investigadores tenían curiosidad por saber si el aire relativamente limpio de hoy en día seguía conteniendo cantidades insalubres de contaminación. El nuevo estudio, dirigido por Francesca Dominici, de la Universidad de Harvard, analizó a 68,5 millones de estadounidenses de edad avanzada que estaban expuestos a un aire ambiente más limpio que las directrices actuales de la EPA. El equipo determinó la exposición a las PM2,5 utilizando datos de satélite junto con detalles sobre el uso del suelo para afinar las estimaciones de contaminación procedentes de carreteras, granjas, etc. Los investigadores descubrieron que las muertes entre los estadounidenses de edad avanzada, independientemente de la causa, aumentaban entre un 6 y un 8% por cada 10 µg adicionales de PM2,5 por metro cúbico de aire a lo largo del año. Es una cantidad relativamente pequeña; para ponerla en contexto, los niveles diarios de PM2,5 clasificados como "buenos" tendrían que aumentar más del doble de esa cifra para activar una alerta de pureza del aire para los grupos sensibles y 14 veces para activar una alerta para todos los demás.

Las PM2,5 son especialmente mortíferas debido a su tamaño. Nuestras narices son bastante buenas para filtrar las partículas más grandes, pero las más pequeñas pueden penetrar profundamente en nuestros pulmones y sistemas circulatorios. En los pulmones, las partículas pueden inflamar los tejidos, provocando o agravando el asma, la bronquitis crónica, el enfisema y otros problemas. En nuestro sistema circulatorio, las PM2,5 pueden aumentar el ritmo cardíaco y provocar infartos, derrames cerebrales y otros problemas cardiovasculares. La contaminación por partículas finas está incluso asociada a problemas neurológicos, como las enfermedades de Alzheimer y Parkinson.

En los últimos años, las pruebas de los efectos negativos de las PM2,5 sobre la salud "han aumentado considerablemente", mencionó a Ars Daniel Greenbaum, presidente del Instituto de Efectos sobre la Salud. Dos importantes estudios realizados a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990 fueron los primeros en sugerir que la eliminación del hollín visible no era suficiente, dijo, y añadió "que realmente hay efectos incluso con esas partículas tan finas". Desde entonces, otros estudios de referencia han demostrado lo omnipresente y perniciosa que puede ser la contaminación por PM2,5.

Cambios sutiles, grandes impactos

La EPA no reguló específicamente las PM2,5 hasta 1997, cuando fijó la norma en 15 µg/m3 a lo largo de un año. En 2012, redujo la cifra a 12 µg/m3, y la norma está de nuevo en revisión, como cada cinco años.

Los investigadores descubrieron que si la norma se redujera ligeramente, de 12 a 10 µg/m3, se salvaría la vida de 143.000 estadounidenses durante la próxima década.

No todas las partículas provienen de los combustibles fósiles, por supuesto. Algunas provienen de la agricultura y la ganadería, donde los campos y los pastos levantan polvo, mientras que otras fuentes son los incendios forestales, los disolventes industriales y la incineración de residuos. Es probable que la contaminación por PM2,5 tenga un límite mínimo, pero el estudio plantea que incluso pequeñas reducciones podrían tener un gran impacto en la salud de las personas.

"No va a ser sencillo averiguar cómo vamos a tratar estos niveles de contaminación, que ya son muy bajos, y reducirlos aún más. Las fuentes van a estar muy dispersas en amplias zonas", mencionó Greenbaum. Los resultados del nuevo estudio, añadió, plantean "una cuestión aún más difícil para la política de pureza del aire".

Michael Rojas

Michael Rojas

Me convertí en un entusiasta de la tecnología a finales de 2012, y desde entonces, he estado trabajando para publicaciones de renombre en toda América y España como freelance para cubrir productos de empresas como Apple, Samsung, LG entre otras. ¡Gracias por leerme! Si deseas saber más sobre mis servicios, envíame tu consulta a [email protected]

Elenbyte
Logo