HP gana un enorme caso de fraude contra el fundador y CEO de Autonomy, Mike Lynch

Tras años de disputas, HP ha ganado su caso de fraude civil contra el fundador y director ejecutivo de Autonomy, Mike Lynch. La sentencia, el mayor juicio por fraude civil de la historia del Reino Unido, se produjo pocas horas antes de que el ministro del Interior británico aprobara la extradición de Lynch a Estados Unidos, donde se enfrenta a nuevos cargos por fraude.

Los acontecimientos de esta semana son el último giro en un proceso de extradición que comenzó en noviembre de 2019, cuando la Embajada de Estados Unidos en Londres presentó una solicitud para que Lynch se enfrentara a un juicio en Estados Unidos por 17 cargos, incluyendo fraude electrónico, conspiración y fraude de valores. Lynch niega todos los cargos en su contra. Nicholas Ryder, profesor de delitos financieros en la Universidad del Oeste de Inglaterra, lo describe como el "Colt.45 del Departamento de Justicia de Estados Unidos", un movimiento omnipresente y poderoso. "Es su cargo de referencia. Las ramificaciones para el Sr. Lynch son significativas".

En el momento de la adquisición de Autonomy, el entonces presidente de HP mencionó que tenía "serias dudas" sobre el acuerdo, según afirmaciones hechas posteriormente en los tribunales. La empresa alegó que algunos antiguos miembros del equipo directivo de Autonomy "utilizaron incorrecciones contables, tergiversaciones y fallos de divulgación para inflar las métricas financieras subyacentes de [Autonomy]". Entre ellos estaba Lynch, entonces director general de la empresa.

En 2015, HP presentó una demanda en el Reino Unido contra Lynch, alegando que estuvo involucrado en la publicación de cuentas falsas que exageraban el valor del negocio de Autonomy. Ahora, más de una década después de que se secara la tinta del acuerdo, y casi siete años después de que Lynch fuera llevado a los tribunales, el caso civil en el Reino Unido se complica por un caso paralelo en el que está implicado el Departamento de Justicia de Estados Unidos, cuyas ramificaciones podrían ser enormes para Lynch. En un juicio relacionado, su antiguo colega en Autonomy, el director financiero Sushovan Hussain, fue declarado culpable de fraude en un tribunal estadounidense en mayo de 2019, encarcelado durante cinco años y multado con 4 millones de dólares, además de pedírsele que renuncie a 6,1 millones de dólares más.

En julio de 2021, un tribunal de Londres dictaminó que Lynch podía ser extraditado, y el juez afirmó que las conclusiones del caso civil del Reino Unido tendrían "una relevancia muy limitada" para el caso de Estados Unidos. Desde entonces, Patel ha retrasado la firma de una solicitud de extradición de una persona que está siendo juzgada en el Reino Unido por delitos muy similares. Pero ahora ese caso está llegando a su fin y Lynch podría estar quedándose sin opciones. "Podría enfrentarse a una cantidad significativa de tiempo en prisión si es condenado por los 17 cargos de fraude", dice Ryder sobre los cargos penales de Estados Unidos contra Lynch.

El caso pone de manifiesto una curiosidad en los procesos judiciales paralelos, de doble vía. "Nos encontramos ante una situación en la que un ciudadano británico, afincado en el Reino Unido, es acusado de fraude contra una empresa estadounidense", afirma Thomas Cattee, abogado del bufete de inmigración británico Gherson, que ha seguido el caso judicial de Lynch. Esa empresa estadounidense recurrió a los tribunales del Reino Unido para emprender una acción civil. Sin embargo, el Departamento de Justicia de EE.UU. quiere presentar cargos penales contra Lynch en Estados Unidos. "Hay muchísimos factores en juego aquí", dice Cattee, que en un bufete anterior trabajó en el caso del hacker escocés Gary McKinnon, que logró evitar la extradición a Estados Unidos gracias a la intervención de la entonces ministra del Interior, Theresa May.

Lynch se encuentra atrapado en una disputa transatlántica que los expertos jurídicos han calificado de sin precedentes. Patel se ha colocado en una posición complicada: al haber firmado el documento de extradición, parece que ha afirmado que los procedimientos legales de EE.UU. tienen prioridad sobre un caso del Reino Unido. Su decisión es también otro recordatorio del desequilibrio percibido en el acuerdo de extradición entre el Reino Unido y Estados Unidos. En última instancia, los fiscales estadounidenses podrían recurrir a los términos del tratado de extradición firmado en 2003 entre EE.UU. y el Reino Unido, que permite a EE.UU. extraditar a ciudadanos británicos por presuntos delitos contemplados en la legislación estadounidense, aunque esos delitos se hayan producido supuestamente en el Reino Unido, pero no a la inversa. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con este punto de vista. "La narrativa en relación con el desequilibrio percibido a menudo es una fuera del tribunal", dice Richard Cannon, socio de Stokoe Partnership Solicitors, que se especializa en la defensa penal y los litigios civiles. "Es muy raro, según mi experiencia, que los tribunales puedan o quieran considerar".

A pesar de ello, el caso está siendo observado con atención debido a las cifras tan llamativas que se manejan y a sus implicaciones para la comunidad tecnológica y empresarial del Reino Unido. La preocupación es que el caso Lynch pueda crear un precedente en torno a la primacía de un sistema legal sobre el otro. "Creo que EE.UU. tiene poderes más agresivos en términos de perseguir este tipo de casos contra individuos que no están en el Reino Unido", dice Cattee. "Creo que hay una sensación general de injusticia", añade.

Esta historia apareció originalmente en wired.com.

Vídeos

Michael Rojas

Michael Rojas

📲🎥🎞 Me convertí en un entusiasta de la tecnología a finales de 2012, y desde entonces, he estado trabajando para publicaciones de renombre en toda América y España como freelance para cubrir productos de empresas como Apple, Samsung, LG entre otras. ¡Gracias por leerme! ✌ Si deseas saber más sobre mis servicios, envíame tu consulta a [email protected]

Elenbyte
Logo