Google hace un último intento de lobby para influir en las nuevas normas tecnológicas de la UE

El grupo se dirige a funcionarios y políticos con publicidad, correos electrónicos y publicaciones en las redes sociales.

Google está haciendo un último esfuerzo para cambiar las nuevas leyes de la UE sobre las grandes empresas tecnológicas con una oleada de publicidad, correos electrónicos y publicaciones en las redes sociales dirigidas a políticos y funcionarios de Bruselas.

Mientras los responsables políticos de la UE dan los últimos toques a la Ley de Mercados Digitales (DMA), los ejecutivos de la sede de Google en Silicon Valley intensifican sus esfuerzos para diluir partes de la legislación que temen que puedan tener un grave impacto en su negocio.

“Los altos ejecutivos de California han sabido todo el tiempo lo de la DMA, pero sólo se están despertando ahora”, mencionó un conocedor de Google.

La campaña incluye el cabildeo directo de Google, pero también de varias asociaciones comerciales que el gigante de los buscadores financia.

Kim van Sparrentak, una eurodiputada holandesa, afirmó que había notado una notable escalada de presión en las últimas semanas, con el mensaje de que frenar a Google perjudicaría a las pequeñas empresas.

Dijo que había sido invitada a discutir sus puntos de vista con Google, en un momento de su elección, y que había sido invitada a un evento organizado por la empresa sobre los beneficios del marketing digital para las pequeñas empresas.

También fue presionada por el Connected Commerce Council, entre cuyos socios se encuentran Google y Amazon, con una carta firmada por propietarios de pequeñas empresas que decía: “Por favor, no se lo pongas más difícil a mi negocio”.

Otros eurodiputados y funcionarios dijeron que sus feeds de Twitter se habían llenado recientemente de anuncios de grupos de presión tecnológicos sobre temas que a Google le preocupan especialmente. “Mi feed está a tope”, mencionó un diplomático de la UE.

Una campaña contra la propuesta de prohibición de la publicidad dirigida, que apareció en Twitter y en la prensa especializada, fue liderada por IAB Europe.

“Me han dirigido un anuncio casi irreconocible dirigido a los funcionarios de la UE promoviendo información falsa y refiriéndose únicamente a estudios de IAB”, escribió en Twitter Alderik Oosthoek, asesor político del Parlamento Europeo.

La DMA, que ha avanzado sin problemas hasta ahora en el Parlamento Europeo y que probablemente entrará en vigor a principios de 2023, pretende frenar el poder de los grandes “guardianes” de la tecnología, empresas como Google cuyas plataformas dominan la economía online. La semana pasada, el organismo alemán de control de la competencia definió formalmente a Google como “gatekeeper”, abriéndole las puertas a una supervisión nacional más estricta.

A Google le preocupa que la legislación le impida promocionar empresas de su propiedad, como sus servicios de comparación de viajes y hostelería, en sus páginas de resultados de búsqueda, una práctica conocida como “autopreferencia”.

Esto podría obligar a Google a “cambiar fundamentalmente el diseño de las páginas de búsqueda general”, mencionó Thomas Hoppner, del bufete de abogados Hausfeld.

La sensación de urgencia en Google se ha visto agravada por una importante derrota legal a finales del año pasado, cuando el Tribunal General de Luxemburgo confirmó una multa antimonopolio de 2.420 millones de euros contra la empresa por promocionar su propio servicio de comparación de compras por encima de sus rivales en los resultados de búsqueda.

En las semanas posteriores a la sentencia, Sundar Pichai, director ejecutivo de Alphabet, la empresa matriz de Google, discutió el caso y las próximas regulaciones tecnológicas con Margrethe Vestager, la jefa de asuntos digitales y de competencia de la UE, en una reunión virtual.

Por otro lado, Kent Walker, responsable de asuntos globales de Alphabet, mantuvo reuniones similares con otros reguladores de alto nivel, como Vera Jourova, vicepresidenta de la UE.

Thomas Vinje, asesor jurídico de FairSearch, afirmó que la sentencia judicial y la DMA eran una amenaza para Google porque “su propio modelo de negocio depende de la desventaja de los competidores y de la ventaja de sus propios servicios en sus resultados de búsqueda”.

Aunque realizó algunos retoques tras la multa inicial de 2017, Google aún no ha implementado ningún otro cambio en sus páginas de búsqueda a la luz de la sentencia de Luxemburgo, que se espera que recurra.

Por otra parte, Google está preocupada por la propuesta de prohibición de la publicidad dirigida en la UE impulsada por un bloque de eurodiputados, aunque la posición común no llega a la prohibición total.

“La posición de los eurodiputados sobre los anuncios dirigidos es una locura”, aseguró una persona cercana a Google, añadiendo que esa prohibición llevaría a más ventanas emergentes que pidieran el consentimiento.

Según el registro de transparencia de la UE, Google invirtió unos 6 millones de euros en actividades relacionadas con los grupos de presión en 2020, y cuenta con unos ocho lobistas internos en Bruselas, además de contratar abogados y consultores externos. El año pasado se vio obligada a pedir disculpas a Thierry Breton, el comisario de la UE que también es responsable de la regulación digital, después de que saliera a la luz que Google estaba orquestando un plan para “contraatacar” contra él.

El intenso cabildeo puede no tener el efecto deseado. “En este momento son los malos”, mencionó un asistente parlamentario involucrado en las discusiones de la AMD. “Todo lo que viene de ellos es un poco incómodo y difícil de justificar por qué lo incluiríamos en la legislación”.

Andreas Schwab, el eurodiputado que lidera el debate sobre la DMA en el Parlamento y un destacado crítico de Google desde hace tiempo, dijo que los esfuerzos de la compañía llegaban “un poco tarde” para tener un impacto importante.

“Tengo la sensación de que están preocupados”, aseguró Schwab, que se reunió con Walker de Google hace unas semanas. “Y deberían estarlo”.

Google dijo: “Creemos que la gente en Europa debería poder disfrutar de los mejores servicios que Google puede construir. Está claro que algunas de las propuestas de la DMA y la DSA [Ley de Servicios Digitales] nos afectan directamente y tendrán un impacto en cómo innovamos nuestros productos en Europa. Nos preocupa conseguir el equilibrio adecuado, y sabemos que a nuestros usuarios y clientes también les importa. Como muchos otros, nos hemos comprometido abierta y constructivamente con los responsables políticos a lo largo del proceso legislativo para exponer nuestro punto de vista”.

Jessica Ávila

Jessica Ávila

🎼 Me apasiona la música y todo lo relacionado a lo audiovisual desde muy joven, y crecí en esta carrera que me permite utilizar mis conocimientos sobre tecnología de consumo día a día. Puedes seguir mis artículos aquí en Elenbyte para obtener información sobre algunos de los últimos avances tecnológicos, así como los dispositivos más sofisticados y de primera categoría a medida que estén disponibles.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0