El seguimiento de los ojos revela hacia dónde mira la gente durante Zoom y Webex

Durante el dramático parón de los eventos en persona en 2020, el uso de software de llamadas de vídeo se disparó, transformando a Zoom en un nombre familiar, abriendo la puerta a la telesalud y estimulando las conversaciones actuales sobre el futuro del trabajo. La pandemia de la COVID-19 acabará remitiendo, pero las llamadas por videoconferencia, ya sea a través de Zoom, Webex o alguna otra plataforma, han llegado para quedarse.

Un innovador estudio, el primero de su clase, exploró recientemente lo que la gente mira durante las reuniones virtuales. Los resultados de esta investigación y de otras futuras pueden ayudar a las personas a evitar las distracciones e informar sobre el diseño futuro de las videoconferencias.

“Si la gente no es capaz de concentrarse en lo que ocurre en la reunión, tal vez haya una forma de mejorar el diseño de la plataforma para mantener su atención y hacer que la reunión sea más productiva”, afirmó Joey F. George, titular de la cátedra John D. DeVries y profesor distinguido de negocios.

George y su equipo de investigación descubrieron que los participantes en su estudio sí prestaban atención a quien hablaba, pero su mirada se desviaba más de la pantalla del ordenador durante las videollamadas en grupos pequeños en comparación con las sesiones en grupos grandes. El estudio también reflejó que las mujeres pasaban más tiempo mirando su propia imagen que los hombres. George presentó recientemente los resultados en la Conferencia Internacional de Hawai sobre Ciencias del Sistema.

Un enfoque innovador

Para recoger datos para su estudio, los investigadores pidieron a cada participante que se sentara frente a la pantalla de un ordenador en una sala mínima y sin ventanas durante dos llamadas de videoconferencia. La primera incluía una reunión interactiva por Webex de 15 minutos con otras tres personas y un usuario falso cuyo vídeo y audio estaban apagados. A mitad de la reunión, los investigadores introdujeron distracciones: alguien que comía galletas y bebía refrescos, y otro que ajustaba su escritorio en movimiento, lo que cambiaba el fondo del usuario.

A continuación, cada participante vio 10 minutos de un vídeo grabado por Zoom de una reunión del ayuntamiento. Con dos docenas de personas presentes, los marcos de usuario cambiaban cada vez que alguien nuevo empezaba a hablar.

Debajo del monitor del ordenador, los investigadores habían instalado un sistema de seguimiento ocular de última generación para medir dónde miraba cada participante y durante cuánto tiempo. La matriz del sistema hacía rebotar luz infrarroja en los ojos de los participantes cada cuatro milisegundos, registrando los movimientos de la mirada y produciendo visualizaciones similares a los mapas de rutas de las aerolíneas.

“El seguimiento ocular nos dio la oportunidad de registrar objetivamente lo que la gente mira realmente durante una de estas reuniones por videoconferencia, y aprendimos algunas cosas sorprendentes”, aseguró George.

Patrones de mirada

Durante las reuniones de vídeo interactivas en grupos pequeños, los participantes pasaron un tercio del tiempo mirando a otra cosa que no fuera la pantalla del ordenador. En comparación, los participantes pasaron el 11% del tiempo mirando fuera de la pantalla durante la grabación de vídeo en grupo grande. Los investigadores también descubrieron que los participantes miraban a las distracciones previstas (por dar un ejemplo, un tentempié o un cambio de fondo) durante el experimento, pero sólo durante varios segundos antes de volver la mirada.

El equipo de investigación también descubrió que las mujeres miraban sus propios vídeos mucho más que los hombres. En cuanto a la razón de esto, George señaló un estudio de la Universidad de Stanford del año pasado en el que las mujeres informaron sistemáticamente de una mayor “ansiedad de espejo” asociada a la autovisión en las videollamadas.

George mencionó que la gente se adaptó muy rápidamente a las reuniones virtuales durante el primer año de la pandemia, pero que el formato todavía se siente poco natural.

“¿A cuántas reuniones en persona has asistido en las que te sientas a un lado de la mesa y todos los demás se sientan al otro lado de la mesa y te miran todo el tiempo? Eso volvería loca a la gente. Podemos ver las reacciones de las personas que tenemos enfrente o girar la cabeza cuando alguien habla, pero no vemos la cara de todo el mundo al mismo tiempo”, dijo, y añadió que esta mirada fija o “hipermirada” puede desencadenar mayores niveles de estrés y “fatiga de Zoom”.

Investigación futura

Uno de los coautores del trabajo, el profesor adjunto Akmal Mirsadikov, de la Universidad Estatal de Wichita, está realizando un seguimiento del estudio para comprobar si los participantes se concentran en la persona que habla durante la videollamada o en su fondo. Los resultados se añadirán al actual documento de trabajo de los investigadores.

George aseguró que en futuros experimentos se podrían encontrar comportamientos y patrones de mirada diferentes si los participantes permanecen sentados durante más tiempo en las videollamadas. Los resultados también podrían diferir si los participantes conocen a las otras personas en la pantalla.

“Se trata de un estudio exploratorio, el primero de su clase, y esperamos que sea una plataforma de lanzamiento para más investigaciones”, afirma George.

[content-egg module=Youtube template=custom/simple]

Michael Rojas

Michael Rojas

Me convertí en un entusiasta de la tecnología a finales de 2012, y desde entonces, he estado trabajando para publicaciones de renombre en toda América y España como freelance para cubrir productos de empresas como Apple, Samsung, LG entre otras. ¡Gracias por leerme! Si deseas saber más sobre mis servicios, envíame tu consulta a michaelrojas@elenbyte.com.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0