El metaverso frente a la legislación laboral: La realidad del lugar de trabajo virtual

El metaverso frente a la legislación laboral: La realidad del lugar de trabajo virtual

En diciembre, la investigadora doctoral Nina Jane Patel, de 43 años, se puso unos auriculares y entró en el mundo virtual de Meta para ver qué pasaba ese día. "A los pocos segundos de estar allí, había tres avatares cerca de mí", dice. "De repente se estaban haciendo selfies.. Al principio no pude ver que estaban manoseando la parte superior del cuerpo del avatar.. Me gritaban: 'No finjas que no te gusta, para esto has venido'".

El incidente tuvo lugar en el metaverso, un mundo virtual inmersivo al que se accede a través de la tecnología portátil y en el que los grupos tecnológicos esperan que pasemos una proporción mucho mayor de tiempo en el futuro, tanto jugando como, sobre todo, trabajando.

Sin embargo, en lo que respecta a las leyes laborales, no está claro qué normas de compromiso se aplican en un ámbito digital universal. ¿Qué se considera acoso en el metaverso? ¿Se puede discriminar a un avatar, o algo peor? ¿La legislación nacional protegerá a los empleados o el trabajo en el metaverso requiere un nuevo reglamento?

Falta de marco legal

La mano de obra mundial se ha acostumbrado mucho más a trabajar a distancia en los dos últimos años debido a la pandemia del COVID-19, y las empresas ya han empezado a experimentar con la realidad virtual en el lugar de trabajo. El grupo hotelero Hilton, por proponer un ejemplo, la utiliza para formar al personal en el trato con los huéspedes. Y el año pasado Microsoft, en su primer paso hacia la mezcla de los mundos físico y digital del trabajo, comenzó a desplegar un plan para permitir que los trabajadores aparezcan en su software de colaboración Teams como avatares.

Pero el metaverso lleva el trabajo híbrido un paso más allá y trae consigo una serie de espinosas cuestiones de derecho laboral. Éstas van desde retos prácticos, como la forma de pagar a los empleados, hasta otros más filosóficos, como si los avatares tienen una identidad legal. "Los problemas legales son tan variados como las posibilidades del metaverso", dice Jonathan Newman, socio director del bufete de abogados Simmons & Simmons.

El mundo físico del trabajo está regulado por marcos legales nacionales. En California, por proponer un ejemplo, se puede despedir a los trabajadores sin previo aviso, mientras que en Holanda, por lo general, no se puede despedir a los empleados sin la aprobación del tribunal o de la agencia de empleo holandesa. En el metaverso, sin embargo, la legislación laboral nacional que se aplica no es inmediatamente evidente.

"En cierto sentido, el metaverso es una plataforma más. Y los principios fundamentales de una relación laboral son válidos independientemente de la plataforma", dice Jonathan Chamberlain, socio de Gowling WLG. "Podría decirse que, en la era de Teams y Zoom, muchos de nosotros ya estamos en él.

"Pero la relación laboral ha estado hasta hace relativamente poco tiempo fijada en gran medida geográficamente.. la legislación laboral sigue siendo en gran medida específica de cada país o estado. A menudo no se puede optar por salirse del régimen legal de protección del empleo de su país, incluso si usted -o su jefe- quisieran hacerlo".

Hasta ahora, nadie ha decidido qué marco jurídico debe aplicarse a un espacio de trabajo digital descentralizado en el que los trabajadores pueden ser itinerantes y estar desconectados geográficamente entre sí y de la empresa para la que trabajan.

"En el metaverso no hay fronteras nacionales, así que la primera pregunta es: "¿Dónde está la jurisdicción con mayor conexión con el trabajo?", dice Newman. "Podría ser la ley del país donde está la empresa propietaria de la plataforma.. podría ser la ley del país donde están los servidores, o donde está el empleado.. nadie ha llegado a un acuerdo al respecto".

La participación de los trabajadores en el metaverso también plantea importantes cuestiones sobre la privacidad y la seguridad de los datos, dada la magnitud de los datos personales que empresas como Meta esperan recopilar y monetizar.

Una investigación del Financial Times realizada en enero analizó cientos de solicitudes de Meta ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos. Aunque éstas no significan que la tecnología vaya a construirse, sí que se pusieron de manifiesto los planes de Meta para recopilar un amplio abanico de datos biométricos, desde el movimiento de los ojos hasta el de la nariz y los movimientos del cuerpo. Estos datos ayudarán a la empresa a garantizar que los entornos digitales que construye son realistas, pero también reveló el alcance de sus planes para sacar provecho del metaverso, incluido el uso de datos profundamente personales para vender anuncios de forma más específica.

En el mundo físico, en el Reino Unido y en Europa, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) regula la información que los empleadores pueden y no pueden recopilar y almacenar sobre sus trabajadores, incluidos los registros médicos y personales, así como cosas como las evaluaciones. Como resultado, las empresas que quieran ocupar el metaverso tendrán que considerar cómo proteger los datos de los trabajadores mientras les exigen participar en un mundo virtual.

"Las leyes existentes no tienen en cuenta los nuevos paradigmas que se están creando en la tecnología inmersiva", escribe Brittan Heller, abogado especializado en tecnología y miembro del grupo de reflexión estadounidense Atlantic Council, en un documento de debate publicado en 2020. "Muchas de las preguntas que suscita la nueva tecnología nos llevan más allá de las fronteras actuales de la ley: ¿Cómo se recogen los datos de los usuarios? ¿Cómo se almacena la información? ¿Con qué frecuencia se actualiza la información? ¿Cuánto tiempo se conservan los datos?".

Peligros ocultos

Patel, que fue víctima de lo que llamó una agresión sexual en el metaverso, es una investigadora de doctorado de la Universidad de Reading que estudia el "impacto psicológico y fisiológico" de experimentar estos mundos virtuales inmersivos. Ella sabe mejor que nadie lo violenta que puede ser una interacción digital.

"En el espacio virtual parece ser aceptable comportarse de una manera que la gente no haría en la vida real", dice, creando problemas potenciales para vigilar la conducta en un lugar de trabajo metaverso. "Los comentarios que he recibido en respuesta [a un blog sobre su experiencia] muestran que hay gente que piensa que este comportamiento es apropiado en los entornos virtuales".

Las leyes que protegen a los empleados del acoso y la discriminación tampoco se adaptan a un mundo en el que los usuarios operan digitalmente. Responsabilizar a un avatar de actos como el acoso supondría atribuirle una personalidad jurídica para que pudiera ser demandado o enjuiciado.

"Recientemente se han denunciado casos de acoso sexual en el metaverso.. lo que lleva a preguntarse si un ser digital puede tener derechos y, en caso afirmativo, si las protecciones existentes contra el acoso se extienden a ese avatar", se pregunta Newman.

Las leyes actuales del Reino Unido también impiden que los trabajadores sean discriminados por nueve características protegidas, como el sexo, la religión y la raza. Pero, ¿siguen siendo aplicables estas leyes en un mundo en el que las personas pueden presentarse como lo que quieran, incluso en ciertos casos como animales o robots?

Las cuestiones relativas a la autoexpresión podrían resultar difíciles desde el punto de vista legal y ético. Chamberlain dice: "¿Y si quisiera presentarme en el metaverso como una joven negra? ¿Debería poder hacerlo? ¿Los empleadores van a decir que tu avatar tiene que parecerse a ti? ¿Y hasta qué punto se nos permitiría la libertad de expresión?"

Pausa para pensar

En una entrada del blog el año pasado, Meta escribió que el "metaverso no será construido de la noche a la mañana por una sola compañía". Y añadía: "Muchos de estos productos sólo se harán realidad en los próximos 10-15 años". Pero el fundador de Meta, Mark Zuckerberg, se ha comprometido a gastar 10.000 millones de dólares al año durante la próxima década en el metaverso, mientras otros grandes grupos tecnológicos le pisan los talones.

Microsoft acordó la compra de la empresa de juegos Activision en enero, en una operación de 75.000 millones de dólares destinada a "proporcionar bloques de construcción para el metaverso", según la empresa. De hecho, en declaraciones recientes al Financial Times, el director ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, dijo: "Usted y yo nos sentaremos pronto en la mesa de una sala de conferencias con nuestros avatares o nuestros hologramas o incluso con superficies 2D con audio envolvente".

En el blog de Meta se reconoce que la espera de la tecnología es "frustrante para los que estamos ansiosos por sumergirnos en ella, nos da tiempo para hacernos las preguntas difíciles sobre cómo deben construirse". Los trabajadores que se espera que habiten el metaverso podrían alegrarse de ello.

Vídeos

Alberto Berrios

Alberto Berrios

🎤 Escribo sobre productos relacionados con el audio 🎶 desde pequeños altavoces inalámbricos hasta grandes sistemas Hi-Fi. No comparo estos productos con otros, sino que muestro los puntos fuertes y débiles de cada dispositivo separado. Si quieres saber si un determinado producto merece la pena, ¡consulta una de mis reseñas antes de hacer la compra! Gracias por leer, hasta la próxima.

Elenbyte
Logo