Detectan desde el satélite y el espacio las emisiones masivas de metano de la industria del petróleo y el gas

Un “estudio” internacional en el que participan investigadores del CNRS y del CEA, así como la empresa Kayrros, revela la existencia de cientos de grandes fugas de metano relacionadas con la explotación mundial de petróleo y gas. Los científicos demuestran que su mitigación supondría beneficios climáticos y económicos de miles de millones de dólares para los principales países productores de hidrocarburos. Este trabajo se publica el 4 de febrero de 2022 en la revista Science.

Comunicado de prensa original publicado en CEA.

El metano (CH 4), uno de los principales responsables del cambio climático, tiene un potencial de calentamiento en 100 años aproximadamente 30 veces mayor que el del CO 2. Una cuarta parte de las emisiones antropogénicas de este gas de efecto invernadero proceden de la explotación mundial del carbón, el petróleo y el gas natural, de los que el CH4 es el principal componente. En 2018, un estudio ya expuso, basándose en el caso de Estados Unidos, la gran subestimación en los inventarios oficiales de las emisiones relacionadas con la extracción y distribución de petróleo y gas. Una discrepancia que podría explicarse por las emisiones esporádicas no declaradas de grandes cantidades de metano por parte de los operadores del sector.

Por primera vez, un equipo de investigación internacional, dirigido por el Laboratorio de Ciencias del Clima y del Medio Ambiente (CNRS/CEA/UVSQ) y asociado a la empresa Kayrros, ha cuantificado a nivel mundial las emisiones de metano más abundantes liberadas a la atmósfera por el sector de los hidrocarburos. Puede tratarse de vertidos accidentales o relacionados con operaciones de mantenimiento que dan lugar a fugas muy importantes. Para ello, los investigadores analizaron sistemáticamente miles de imágenes producidas diariamente durante dos años por el satélite Sentinel-5P de la ESA. Así, cartografiaron 1.800 plumas de metano en todo el planeta, 1.200 de las cuales se atribuyeron a la explotación de hidrocarburos. Calculan que estas “fugas” tienen un impacto climático comparable al de la circulación de 20 millones de vehículos durante un año.

Detectan desde el satélite y el espacio las emisiones masivas de metano de la industria del petróleo y el gas

Carte des émetteurs. Mapa que muestra la ubicación de los principales gasoductos y las principales fuentes de emisiones de metano relacionadas con la industria del petróleo y el gas © Kayrros Inc, Esri, HERE, Garmin, FAO, NOAA, USGS, colaboradores de OpenStreetMap y la comunidad de usuarios de SIG

Estas observaciones, que corresponden al 10% de las emisiones estimadas del sector, son sólo la punta del iceberg, ya que el satélite sólo es capaz de detectar sistemáticamente los penachos más masivos, que son también los más intermitentes (más de 25 toneladas de CH 4 por hora). El estudio demuestra que estos vertidos masivos no son aleatorios y caóticos, sino que se detectan sistemáticamente por encima de determinados lugares de extracción de petróleo y gas. La observación de estos vertidos, que dependen de los protocolos seguidos durante las operaciones de mantenimiento y de la capacidad de reacción ante fugas accidentales, demuestra que la normativa establecida por los Estados y las empresas desempeña un papel importante.

Pero, ¿sería tan costoso para los operadores tapar esas “fugas” como para justificar esas prácticas? Al tener en cuenta los costes sociales subyacentes a los impactos sobre el clima y la pureza del aire, así como el precio del gas perdido, el estudio muestra por el contrario que limitarlos sería sinónimo de miles de millones de dólares de ahorro neto para los países responsables. Este trabajo subraya, pues, la necesidad de implantar un sistema fiable de vigilancia atmosférica que permita tanto controlar sistemáticamente las emisiones como estimar el impacto de las medidas locales destinadas a reducirlas.

[content-egg module=Youtube template=custom/simple]

Laura Andrade

Laura Andrade

Laura Andrade es una periodista freelance especializada en la investigación de la electrónica de consumo, especialmente de smartphones, tabletas y ordenadores. Actualmente participa en varios proyectos en los que se ha encargado de escribir sobre lanzamientos de nuevos productos digitales, aplicaciones, sitios y servicios para publicaciones impresas o en línea. Está constantemente estudiando las últimas tecnologías para estar siempre al día.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0