Demanda: Los empleados de Google fueron despedidos por defender el código “No seas malvado”

Tres ex ingenieros de software de Google que demandaron ayer a la empresa afirman que fueron despedidos por seguir el famoso mantra de Google “Don’t be evil”.

Google despidió a cada uno de los demandantes por adherirse a la directiva “No seas malvado” y por denunciar actividades de Google que, en su opinión, traicionaban dicha directiva”, según la demanda presentada ante el Tribunal Superior del Condado de Santa Clara por Rebecca Rivers, Sophie Waldman y Paul Duke. Los ex empleados afirman que Google les culpó falsamente de una filtración de datos después de que hicieran circular una petición interna.

La demanda señala que el Código de Conducta de Google “que cada empleado de Google a tiempo completo está obligado a firmar como condición de empleo” les instruye específicamente a no ser malvados. Los exempleados dicen que trataron de mantener la política de “No ser malvado” en agosto de 2019 haciendo circular una petición “solicitando que Google afirmara que no colaboraría con CBP (Aduanas y Protección de Fronteras de los Estados Unidos) o ICE (Aplicación de Inmigración y Aduanas) con respecto a la aplicación de las políticas de control fronterizo de Trump.”

“Cada demandante protestó por el compromiso de Google en el apoyo a las políticas de PBC que resultaron en la separación de familias y el ‘enjaulamiento’ de inmigrantes que buscaban asilo en Estados Unidos”, dice la demanda.

Los despidos de Rivers, Waldman y Duke por parte de Google también forman parte de un caso en curso en el que la Junta Nacional de Relaciones Laborales presentó una denuncia contra Google.

Demandantes “perjudicados por su confianza” en el código de Google

Cada uno de los tres demandantes había “renunciado a otras oportunidades de empleo” para trabajar en Google y “creía que al aceptar un empleo en Google, su trabajo no se utilizaría para producir productos o servicios que facilitaran conductas poco éticas, inhumanas o ‘malvadas'”, decía la demanda. Los empleados despedidos se vieron supuestamente “perjudicados por su confianza en la representación de Google de que los empleados de Google tenían derecho y obligación de “denunciar” a Google por realizar acciones que, en su opinión, infringían su código de conducta “No seas malvado”.

Los demandantes también alegan que Google violó la ley laboral de California al restringir sus actividades políticas, específicamente al “interrogar y posteriormente despedir el empleo de los demandantes por hablar y objetar la participación de Google en la contratación de las agencias CBP e ICE de la administración Trump para proporcionar bienes y servicios.”

Los demandantes buscan daños financieros. Nos hemos puesto en contacto con Google acerca de la demanda y actualizaremos este artículo si obtenemos una respuesta.

Google culpa a los demandantes de la filtración de datos

La petición que los empleados de entonces hicieron circular incluía la información de que “Google ya había ofrecido una “prueba gratuita” de su nueva plataforma en la nube, Anthos, al CBP”. Rivers encontró esta información “realizando búsquedas ordinarias en línea y revisando documentos internos de Google que estaban fácilmente disponibles para ella y todos los demás empleados de Google a tiempo completo”, y la petición “indicaba expresamente a sus compañeros de trabajo que se abstuvieran de compartir esta información fuera de Google”, dice la demanda. Sin embargo, la información sobre la prueba gratuita se filtró y fue denunciada por Business Insider.

Los tres empleados dicen que fueron despedidos el 25 de noviembre de 2019, “con pocos minutos de diferencia”, aunque la investigación de Google no encontró pruebas de que filtraran la información. “Ni Duke, ni Waldman ni Rivers compartieron nunca ninguna información relativa al juicio gratuito de Anthos (ni ninguna otra información ‘confidencial’ o ‘necesaria para saber’) a Business Insider o a cualquier otra publicación o persona ajena a Google”, dice la denuncia.

Los empleados “cumplieron plenamente” con las condiciones de su empleo, incluso “cumpliendo con la directiva de decirle a Google si creían que Google, otros empleados o sus miembros de la Junta estaban violando la obligación “No seas malvado”, dice la demanda. Los demandantes dicen que cumplieron la directiva “No seas malvado” cuando “cuestionaron a la dirección de Google en relación con su intención de celebrar un contrato con las agencias de control de inmigración y fronteras” de la administración Trump.

Un mes antes de hacer circular la petición, Waldman “cuestionó abiertamente el compromiso de Google de abstenerse de trabajar con la CBP”, lo que provocó comentarios y preguntas de seguimiento de cientos de empleados, según la denuncia. Un directivo de Google supuestamente “tomó la inusual medida de avisar a Waldman de que los comentarios sobre este tema se iban a cerrar”.

Poco después, según la demanda, el director general de Google Cloud, Thomas Kurian, dijo “durante una reunión en el lugar de trabajo que Google en general y Google Cloud en particular no participarían en ningún proyecto “asociado a la frontera sur”, y afirmó que los productos y servicios de Google sólo se utilizarían para “cosas buenas”, como la protección de cultivos.”

Google desempató el “No seas malvado” en 2018

En 2018, Google eliminó “No seas malvado” del prefacio de su Código de Conducta, pero mantuvo la frase en la conclusión del documento. La versión actual del código en el sitio web de Alphabet, propietario de Google, termina así: “recuerda… no seas malvado, y si ves algo que crees que no está bien, ¡declara!”.

La demanda cita la versión más antigua del código, que decía que “Don’t be evil” tiene que ver con “proporcionar a nuestros usuarios un acceso imparcial a la información” y “también con hacer lo correcto de forma más general: cumplir la ley, actuar de forma honorable y tratar a los demás con respeto”.

Dos de los tres exempleados que demandaron a Google fueron contratados antes de que se eliminaran esas líneas del prefacio. Duke fue contratado en agosto de 2011, Waldman en enero de 2018 y Rivers en febrero de 2019.

La demanda describe inicialmente la versión más antigua del código como si todavía estuviera en vigor. Nos pusimos en contacto con la abogada de los demandantes, Laurie Burgess, pero se negó a dar más detalles sobre este punto. Sin embargo, casi al final de la demanda hay una alegación que puede referirse al cambio textual del código:

Sin que lo supieran, durante el transcurso de su empleo, Google alteró unilateralmente una cláusula material de su contrato, a saber, su compromiso contractual conjunto con el Código de Conducta de Google “No seas malvado”; en concreto, Google decidió empezar a castigar a los empleados por cumplir su compromiso contractual de “denunciar” conductas que consideraban inhumanas o “malas”… Google no actuó de forma justa y de buena fe al incumplir materialmente su Código de Conducta y cambiar unilateralmente esta condición laboral sin previo aviso ni acuerdo de los demandantes.

La demanda también dice que, en enero de 2019, Google contrató a una consultora para “ayudarla a revertir subrepticiamente su mandato de “No seas malvado” y más tarde implementó las “recomendaciones de la firma para defenderse de la organización de los empleados y otras actividades que Google consideraba un “ataque” a su “marca”.”

Denuncia por calumnia

La demanda también alega que, el día en que se despidió a los demandantes, el vicepresidente de seguridad global de Google, Chris Rackow, “emitió una declaración falsa y gravemente engañosa en relación con el despido de estos empleados al afirmar que, a pesar de que “se les recordaron las políticas de seguridad de los datos”, participaron en “búsquedas sistemáticas” de información “fuera del ámbito de su trabajo” que incluía “descripciones inexactas sobre el trabajo de los Googlers y que posteriormente se compartió externamente”.

Los ex empleados afirman que “nunca se les dijo antes de su despido que habían violado de alguna manera cualquier ‘política de seguridad de datos'”, y que “cada uno sólo buscó y revisó documentos en la base de datos de Google que cualquier otro empleado a tiempo completo podría haber encontrado y revisado por su cuenta”. La demanda dice que las declaraciones de Google fueron calumnias y “causaron un daño significativo a la reputación de Rivers y a su capacidad de volver a ser contratado”.

[content-egg module=Youtube template=custom/simple]

Lo más visto del mes en: Política

Michael Rojas

Michael Rojas

Me convertí en un entusiasta de la tecnología a finales de 2012, y desde entonces, he estado trabajando para publicaciones de renombre en toda América y España como freelance para cubrir productos de empresas como Apple, Samsung, LG entre otras. ¡Gracias por leerme! Si deseas saber más sobre mis servicios, envíame tu consulta a michaelrojas@elenbyte.com.

Elenbyte
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0